El Utillero que sabía demasiado

Porque todos saben de fútbol… mejor hablemos de otra cosa… Cuando llegas a un nuevo club, a un nuevo vestuario, siempre conoces muchas caras nuevas, jugadores con los que has coincidido en otros equipos, compañeros que lo han sido, a su vez, de otros compañeros, caras que te suenan de alguna que otra patada mal dada y algún que otro recuerdo a tu familia más cercana. Entrenadores y ayudantes que te llevaron a uno y otro sitio, compañeros que aprendieron o sufrieron con entrenadores que a ti también te toco disfrutar o padecer… y allí, al fondo del vestuario, en una esquinita, con todo preparado y una gran sonrisa, siempre dispuestos a hacer realidad todos tus deseos, aguantar tus futbolísticas manías y padecer tus asquerosas supersticiones… El Utillero.

Definiremos Utilero, como el encargado de los útiles, y que hay mas útil que las personas, dentro de los grupos deportivos. Un buen Medio Centro veterano, en el final de su carrera, aconsejo a un melenudo chaval, en sus primeros partidos por tercera, a llevarse bien con esos tíos. Súper Hombres que te sacaran de más de un apuro con sus Súper poderes, Súper Sabios que te aconsejaran con sus Súper sensatas palabras. Porque ellos siempre estuvieron allí, ellos todo lo vieron, ellos todo lo oyeron, nadie se lo contó… saben demasiado.

IMG-20130701-WA0033

Yo tengo la suerte, en mis años por León, de haber conocido a los mejores, Quini y Manolin, titulados con varios másteres y postgrados, en “Técnicos de Material y su Didáctica”, por la universidad de Oxford y Harvard en el campus de las afueras del Páramo. Como los futbolistas más afamados y los mejores lanzadores de libres directos,  estos sí que llegan los primeros y se van los últimos. Cada bota en su zurda, cada calzoncillo esperando a su par de huevos, todo seco, todo limpio, y me río yo del técnico de material del Unión Deportiva Fuerteventura, que con una camisetilla sin mangas y una pantaloneta  lo tiene todo listo… Ellos arman a la tropa Leonesa para la batalla diaria contra viento y marea, y hacerme caso que por la vera del Torío, calza una batalla muy seria.

Cada mañana, me encerraba en su sala de trofeos, con un olor a detergente que te hacía perder años de vida. La calefacción a los pies de Quini y sus manos aguantando el peso de su miembro más caliente, los interminables pitillos de Manolin y su voz aterciopelada, creando una humareda, que le daban un toque de película policíaca española de los ochenta, a nuestros debates deportivos.

Secretos profesionales que me hacían entender cada día mejor el fútbol. Conversaciones de amistad verdadera, que me ayudaban a superar problemas personales que me habían dejado sin sonrisa. Historias de todo tipo de vascos que habían vestido la zamarra del equipo cazurro, rememorando tardes de gloria, siempre alguno más ilustre que otro, siempre alguno más rentable que otro.

Porque crecer y mejorar con buenos entrenadores y excelentes jugadores  estuvo bien. Porque viajar en el bus del Marismeño, vestido de chándal con escudo y su corona, te hacía sentirte mediático. Porque abrazarse con cada gol de vuestra Cultu fue mágico. Porque bailar encima de un autobús, ante la mirada de una ciudad fue la ostia. Pero disfrutaros cada mañana y aprender de vosotros  fue impagable… y eso, que lo de los pagos por el Reino hay que soler pelearlo…

Gracias por estar siempre cerca. Vosotros sois la Élite. Porque no tengo ninguna duda, que la próxima vez que me vean, me abrazaran con toda la fuerza que les quede, después de trasportar los baúles hasta el autobús de la Cultural y Deportiva, me dedicaran algún buen vacile sobre la marcha de mi Athletic, preguntaran si el Arenas sube a 2ª B de una puta vez y me hablaran de fútbol… porque estos dos, sí que saben de fútbol.

IMG-20121230-WA0005

Se os echa de menos, y recordar que pasaran muchos jugadores , muchos entrenadores, muchos engominados de cartón piedra,  algún que otro asesor con detectores de mentiras y más de un ayudante con conocimientos de todo y especialista de nada, bastante desorientados.  Pero Manolin, Quini y el Escudo… Siempre estarán ahí !!!

Aúpa Cultural !!!

Sonrían Mucho !!!

Xabi Martin Nebreda.

“No importa tanto que hay sobre la mesa, como quienes están sobre las sillas” (William S. Gilbert”)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s